Segunda fotografía de cielo profundo del Telescopio de Cala d'Hort: NGC 7497 + MBM 54

el .

Otros formatos: 1600x1059- 2400x1589

ACTUALIZACIÓN DEL DÍA 13/10/2012: La NASA ha otorgado a esta fotografía su APOD (Astronomical Picture Of the Day) del día de hoy, un reconocimiento a nivel mundial y que se otorga diariamente, como su nombre indica, a una sola fotografía astronómica de entre las miles que recibe de todo el mundo (también compiten las de observatorios profesionales o las del propio Hubble). Podéis visualizar aquí la página del APOD, de la NASA: http://apod.nasa.gov/apod/ap121013.html. ¡Es un gran día para la AAE!

NGC 7497 es una lejana galaxia espiral vista de forma oblicua. Situada a unos 60 millones de años luz, brilla en el mismo campo junto a otras galaxias espirales e irregulares más modestas o distantes y que junto a NGC 7497 forman un campo galáctico sugerente. Sin embargo, lo más revelador de esta imagen es MBM 54, una extensa nube molecular difusa que cubre junto a otras MBM toda la imagen extendiéndose más allá de la misma por buena parte de la constelación del Pegaso.

AUTOR: Agrupació Astronòmica d'Eivissa (AAE) - Ignacio de la Cueva Torregrosa

  • Nebulosas de emisión, opacas, reflexión y galaxias
  • A.R.: 23h 09m 03s
  • Dec.: +18° 10’ 39”
  • Tamaño: 4,0′ x 1,4′ (ngc 7497)
  • Magnitud: 12,3 (ngc 7497)
  • Constelación: Pegasus

Estas nubes moleculares, también denominadas nebulosas de flujo o cirros galácticos, están constituidas por gigantescas nubes de polvo y gas de muy baja densidad, unas 30 partículas por centímetro cúbico. Pertenecen a nuestra propia galaxia pero están situadas en altas latitudes galácticas, esto es, por encima y debajo del disco principal o plano galáctico de la Vía Láctea. Por tanto, estos cirros galácticos se encuentran a distancias del orden de unos pocos miles o decenas de miles de años luz, mucho más próximos que las lejanas galaxias que brillan de fondo y cuya visión y luz nos filtran al interponerse en nuestra visual; este es el caso de NGC 7497 que parece brillar inmersa en una gigantesca telaraña.

Estas estructuras filamentosas fueron detectadas por primera vez en 1984 por el satélite de infrarrojos IRAS y posteriormente estudiadas en profundidad por Magnani, Blitz y Mundy constituyendo el catálogo MBM. Hoy se conocen vastos campos celestes, constelaciones enteras pobladas por estas nubes, si bien muy pocas de ellas han sido fotografiadas en detalle debido en buena medida a su extrema debilidad de brillo, lo que requiere de la utilización de astrógrafos muy específicos acumulando numerosas horas de integración con sus cámaras CCD para poder llegar realmente profundo hasta registrar estas fantasmagóricas estructuras galácticas.

Este es el caso de MBM 54, de la que apenas existen referencias o imágenes y que ha necesitado 21 horas de acumulación de señal desde el Observatorio de Cala d’Hort (propiedad del Consell d'Eivissa) para poder mostrarla tal y como aparece en esta fotografía. Ni que decir tiene que este tipo de nubes tan tenues son completamente invisibles al ojo humano a través de los telescopios, su presencia sólo es detectable por medio de sofisticadas técnicas astrofotográficas.

  • Objeto: NGC 7497, MBM 54
  • Instrumento: Telescopio ASA de 510 mm.
  • Focal: 1.794 mm. F3,52.
  • Montura: DDM85LS.
  • CCD: STL11000XM.
  • Exposición: L 102x 400″ (1×1) @ -15ºC, R 34 x 400″ (1×1) , G 21 x 400″ (1×1), B32 x 400″ (1×1) @ -15ºC.
  • Filtros: LRGB Optec.
  • Sistema de guiado: Sensor interno STL.
  • Localización: Observatorio de Cala d’Hort, propiedad del Consell d'Eivissa; Agrupación Astronómica de Ibiza (Baleares).
  • Observaciones: Imagen realizada durante los test iniciales del telescopio. Parte de las imágenes han sido relizadas con autoguiado y parte sin guiar empleando el propio programa Autoslew de control de la montura. Telescopio controlado remotamente.
  • Procesado: Captura con Maxim DL5, Autoslew y ACP, calibrado, drizzle, alineado y apilado con CCDStack 1.6, posterior procesado con Adobe Photoshop CS2 y Picture Window 3.5.